Saturday, January 27, 2007

Esto no es una declaración generacional


Nací en 1985. No lo digo por hablar de mí, aunque sí, soy muy joven y eso me hace apetecible para algunos. Para otros no. En la misma medida en la que soy o dejo de ser apetecible, hay cosas que me tocaron vivir y cosas que no. De esas cosas que me tocaron o no me tocaron vivir, hay algunas que dependieron de factores particulares, cosas que hablo en terapia porque pertenecen a la esfera del Particular, y otras que dependen de un orden más caprichoso, como puede ser el calendario, mi cuerpo y el sistema capitalista de producción. Ponele. También están la intermedias, esas son la mayoría: acceder a algo, no sé, leer a Bourdieu, es una decisión. Pero para leer a Bourdieu, un francés que se caga de la risa y te dice “leer a Bourdieu es una acumulación de capital simbólico”, primero tenés que nacer en un determinado lugar desde el cual puedas llegar a otro, como puede ser la facultad, donde te dicen “ah, no debemos sacralizar a Bourdieu. Pero su lectura es obligatoria”.
Esta clasificación es la sociología. Gilada. Pura pretensión y aridez discursiva: salvaconciencias de pibxs en cuyas casas se leía Página. Pero la división funciona para que yo cuente una anécdota y que esa anécdota cobre sentido, lo cual no es mucho pero sí es algo.

Cuando estaba en tercer año del secundario, o en cuarto, empezamos a hacer todas las semanas un tipo particular de manifestación para reclamar boleto estudiantil: el subtepasso. No me dejás pasar al subte, pero yo passo. Esta idea brillante surgió de algún exponente del Puente, el partido que gobernaba el centro de estudiantes y que era como el hijo desmovilizado del F18 (Frente 18 de agosto), y en buena medida continuador del LEI, que fue el que empezó con la oleada de partidos independientes que sistemáticamente quedaron al frente del cole cuando la Franja desapareció (Oh, Frascara, Frascara, ¿qué fue de ti en todo este tiempo?) y el FLE (Frente de lucha Estudiantil/PO al mando del hijo mayor de Rieznik) juntaba poco y nada (aunque objetivamente se pueda decir que se la re bancaba y los boletines eran lo más, y a muchos nos presentó a Carli Marx, que nos rompió la cabeza y le dio un fundamento a nuestra rebeldía adolescente que era un toque menos despectivo que el de Kurt pero que nos permitía bailar Lithium libres de culpa).
No quiero hablar de por qué empezó la Oleada Independentista, porque medio que ya está dicho: aunque nadie lo termina de entender, todos lo saben explicar. Cosas que pasan. Lo que sí se puede agregar es que a partir de ese momento, la gente que salió del cole y empezó a armar cosas en las facultades se mantuvo casi siempre en la línea independiente. Prisma es, hoy por hoy, la expresión más clara (y más… interesante) de eso. La historia hizo que una institución que supo aportar líderes, o cuadros o como sea que lo queramos llamar, hoy forme políticos adolescentes: más que cuadros, láminas. Reproducciones.

En tercer o cuarto año, decía, el subtepasso. Vamos los pibes, por un subtepass estudiantil, nazional y archipop. La cuestión fue que a medida que lo repetimos y lo repetimos, metrovías empezó a mandar, lo juro, infiltrados a las asambleas. Al principio cuando me lo contaron pensé “cualquiera”, pero después me empecé a dar cuenta de que los metrovías, justo en los días de subtepasso, oh happy days when Jesus walked, caían con ochenta monos de seguridad .O ponele que veinte, pero si tenés 15 años te asustás igual. Y la secuencia se empezaba a repetir, aunque se cambiara el día, aunque se dejara de avisar por asamblea y circulara por delegados, aunque se volanteara y no se dijera nada: ochenta monos en el subte. Después de un tiempo de discusión, decidimos volver a passar, sin dejarnos amedrentar por los monos, ni por metrovías, ni siquiera por nuestras mamás. Te passamos igual. Aguante el nazio.

Al poco tiempo, nos enteramos que un pibe del Puente, creo que se llamaba Nahuel, creo que era nuestro presidente, creo que tenía las manos muy largas y que sabía de política y que se parecía a Chacho pero más chiquito, había sido secuestrado. Fue algo re breve: lo subieron a un auto mientras él iba para el colegio, le pegaron, lo insultaron, y, acá viene la mejor parte (tengamos en cuenta que estamos hablando de un chico que tenía, como mucho, 17 años, y que estábamos, como poco, en el 2001), le escribieron con un cutter, en la espalda, “AAA”.

Ok. Las vinculaciones de la mafia de metrovías con la triple A quedan descartadas, eso desde ya. Pero el tema es, ¿por qué a la hora de atemorizar pendejos elegís ese símbolo? Por qué no otro: una svástica, un sticker de freddie krueger, ¿por qué pensás que la triple A del cutter es el mensaje más contundente que le podés dar un grupo de pibes que son, vamos a ser sinceros, los que pierden todos los torneos interescolares, los que a la hora de las piñas salen corriendo de toque, los que a cuando cae la policía en, digamos, BB Daikiri a las 2 am, llaman a la mamá diciendo “pasáme a buscar”?
Vuelvo a lo de las categorías. No sin antes felicitar a los señores matones por su eficacia simbólica que sirvió para que a nadie más se le ocurriera decir “subtepasso” en una asamblea. Felicitaciones.
Evidentemente, ninguno de nosotros había vivido en el 73: cosas que pasan por factores caprichosos, como la fecha de tu nacimiento. Pero sí sabíamos, medio al tuntún, qué había sido la triple A: cosas que te pasan porque naciste en una casa en donde a los 8 años tu mamá te dice “López Rega fue malo, malo, malo”, y después te paga la academia en la que te preparan para un parcial para el que estudiás como el zopenco-desgraciado-sin-un-poquitito-así-de-vida-social que sos y en donde te muestran una foto en donde sale una flechita de un hombre pelado y vos tenés que poner (con letra CLARA, por favor, que son como cinco puntos) “López Rega”. Eso te tocó, pero también lo elegiste.
A partir de todo esto, nos pegamos un julepe padre, dejamos de passar, y sentimos en carne propia el fracaso de nuestros padres: cosas que hablás con tu analista si no tenés otros temas más quenchis y vas porque te hiciste dependiente del diván. Ahí, jodete por tarado.

No hace falta haber vivido en el 73 ni ESTAR en el 73 para juzgar lo que se hizo en el 73. Hay una explicación jurídica para eso, que tiene que ver con que (y acá puedo estar batiendo cualquiera) los tratados internacionales están, en la pirámide jurídica, a la misma altura que la constitución, y entonces los crímenes efectuados por organizaciones paramilitares afines política y económicamente con el Estado se consideran como de lesa humanidad, por lo que (y esta idea me parece muy muy muy hermosa) han sido efectuados contra la humanidad toda, desde tus tatarabuelos a tus bisnietos en caso de que los tengas, y entonces pueden juzgarse retroactivamente. O eso le entendí a mi abogada preferida en el happy hour. Pero más allá de eso, lo que experimentamos nosotros, estos cuerpos más o menos firmes que NO vivimos el gobierno de Isabelita, no tiene nada que ver con lo que se puede o no se puede joder con Perón. Hizo falta un Perón para que después apareciera un López Rega. Ok. Somos la consecuencia de Perón, de Napoleón, de Rómulo y de Remo. Hasta ahí cerramos. Pero cuando a un pibe lo marcan en el cuerpo y vos te asustás y dejás de hacer esa cosa insignificante, mínima, y hasta adolescente que es reclamar por un boleto estudiantil, que en realidad no es que lo necesitás porque de lo contrario no vas al colegio, sino que lo hacés por ese primer impulso de la Política que es pensar algo en función de un colectivo; cuando pasan todas esas cosas, es cuando la triple A sigue operando. Ahí es donde la inercia de “todos los gobiernos precisan muertos” se vuelve insostenible. Ahí es donde el perdón no se explica, ni desde lo racional, ni desde la fibra más íntima de lástima que te pueda despertar una pelotuda, una viejita que sí, podría ser tu abuela, pero que por acción u omisión permitió que circulara desde el estado la guita suficiente como para matar a 1500 tipos. Y acá lo que jurídicamente se me escapa de las manos, políticamente se me vuelve tangible. Con el discurso del Hombre de arriba, “el garante de toda responsabilidad sobre las acciones de Estado”, Florencia Polimeni argumentó súper académicamente por qué Ibarra se tenía que ir. No voy a comparar a Estela Martínez con Ibarra, más vale. Pero sí con Fiszbin: desde el momento en el que elegís asumir un cargo que te rebalsa por todos lados, sos moralmente culpable. Y ahí la pregunta se va acotando, se enfoca un poquito más: ¿por qué, después de 35 años, enjuiciar ahora a Estelita que no entiende nada, que nunca entendió nada, y que ni bien pudo se volvió al viejo mundo para vivir y dejar vivir? Porque cuando a un chico le marcan tres As en la espalda, a todos nos agarra miedo. El miedo, como el perdón, no se explica. Pero te tapa la boca.
Por eso.

17 comments:

HAL said...

Notable. Déjeme decirle que usted es apetecible por estas cosas y no por su juventud.
Eso sí, los argumentos de Florencia Polimeni no fueron tan "súper académicos", había bastante chamuyo.

nicolas said...

sí, notable. Lector de este blog desde su pudoroso nacimiento, me encuentro, ahora, sorprendido y muy interesado por sus últimas transformaciones y por la fuerza que fueron adquirierndo sus párrafos (pero los versos también son fuertes). Saludos, Nicolás.

sol said...

gracias, chicos. nico, hace banda que no hablamos, en qué andás?

charly.gr (Carlos Gradin) said...

muy bueno. yo fui del ramal independiente de ese colegio (94-98), sentimientos encontrados. voy amandar el texto a una lista de yahoo (asambleauba), hay muchos que dicen que lo de Gerez es chamuyo de Krichner y esto viene joya. saludo

jaime said...

Sol, en serio te gusta Chacho Alvarez? Por qué?

Funes said...

Qué?
Lo de Gerez era en serio?

Yo pensé que estaba re-armado.

Durísimo.
Llegué x SL.
Volveré...
(mal chiste)

sol said...

-ajjajjaj, estuve averiguando y parece que chacho es un fetiche común eh.
-funes,hombre de poca fe...

jaime said...

O sea que en serio te gusta Chacho?? no lo puedo creer.

HAL said...

En el Frente era sabido que ese fetiche pasó por varias manos (o camas, o despachos, o lo que se diera). Algo debe tener el hombre.

El criador de gorilas said...

Jamás creí que iba a ver al LEI nombrado en un blog.

La internés da para todo.

sol said...

-acá hal (jefe de campaña por la reivindicación de la ternura del gordo lomje)tiene razón:algo tiene. pasa, y te dan chuchos de frío, seas hombre, mujer o cabra.

-breeder, qué intriga.

seb said...

yo no descartaría las vinculaciones entre las mafias del subte y triple A: el jefe de seguridad de metrovías, durante mucho tiempo fue Rovira, custodio de Lopez Rega.
lo metieron en cana hace unos dias

Esteban said...

SOL, permitime expresar un ¿sano? sentimiento de envidia... con 30 años a cuesta... a lado tuyo me siento intelectualmente de 12. Y es mucho. Es admirable que alguien escriba así a tu edad... bah... a lo mejor soy demasiado quedado.

MAC said...

Sol, llego a través del Criador a esta conmovedora iniciación política, tan parecida a todas. A la de los chicos de la Noche de los Lápices. Corsi e riccorsi? No sé, ustedes ya sabían lo que había pasado por enfrentar a los monstruos con ingenuidad. Muy, muy buena. Hace unos años me chocó de atrás en el semáforo un "agente de bienes y patrimonio de Techint", y me quedé en el molde. Para qué alimentar la paranoia, no?

maya said...

Somos contemporáneas, así que explíqueme, por qué en el Nazional ganaban la presidencia minitas tetonas y estúpidas incapaces de construir una oración bimembre? (aún hoy...) y por qué faltaron 4 años a las marchas? Nosotros estábamos azorados (era frecuente el "qué pasa con el Bs As? PPfff.)", y nunca entendí eso. Reverbera aún la duda.
PD: PRISMA es algo triste. Se lo vota , cómo entonces, por su independentismo dudoso.

sol said...

seb: gracias por el dato. ya o estoy googleando

esteban: réquete gracias por el elogio excesivo

mac: sín duda que sabíamos qué había pasado por enfrnetar monstruos con ingenuidad. por eso nos asustamos.

maya: durante mipasaje hubo dos presidentes mujeres: nayla me caía bien, no sé cómo se evalúa una gestión en un centro de estudiantes, pero me gustaba. sobre la otra no tengo una opinión formada, era una chica que no hablaba mucho. lo que sí puedo decir es que ninguna llegó por tetona: esas cosas me parece que se fueron con la franja. con respecto a prisma, no es su independencia lo que pongo en duda sino su proyecto. deben tenerlo, pero no lo entiendo.

anita said...

Ufff
leer cosas de la vida de uno en un blog ajeno y desconocido es una sensación extraña.
El F18 fue un frente, justamente eso, una juntada, de los chinos y el PyA. Años después, nace el Puente, una agrupación -tiene sustanciales diferencias con el concepto de partido-, que por suerte no era hijo ni desmovilizado, del F18, pero, como dice uno, no hay peor tipo del que se olvida de donde viene, muchos, tipos sensatos, nunca reniegan de la gesta, que en esas tempranas edades, acompañó el rito inicial de la política.
Uf, el F18 claro que no era continuador del LEi, ambos eran contemporáneos y competían electoralmente. El LEi se diluye, al constituirse El Puente.
El que empezó con la "oleada independiente" claro que no fue el Lei, sino el CEPAC que en el 88 le ganó a la franja (que en paz descanse y no vuelva). Luego, la agrupación eva perón y después, el fraude de la franja. Años más tarde, abrevio porque aburre, el Frente de Lucha, que en esa época no era trosko ni era del PO, sino más bien, otro frente, consultar definición, de independientes (en serio) y algunos troskos. Y tuvo presidencias memorables. memoriosos o viejos se acuerdan. Sólo después vino Pya y el resto ya lo conté.
Frascara sigue robando planes trabajar supongo, y es administrador de consorcios, también supongo. El "hijo mayor de resnik" que se menciona, no era el mayor, ese estuvo unos cuantos años antes en el primigenio Frente de Lucha. Pero los boletines eran malísimos. Hasta se confundían la fecha de asesinato del Che. Lo del pibe del moreno y eso, hay incertezas, desinformación. No sólo no sucedió que no se volvió a hacer el subtepasso sino que secundarios hizo la marcha más concurrida de años, en repudio al hecho, y en reclamo. Hoy, nadie se acuerda, pero hasta 3º año, existe el tan mentado boleto estudiantil que se reclamaba. Igual nada de esto es importante. Lo importante es que lo colectivo de estas gestas casi adolescentes, no se pierda, y se transforme en experiencias colectivas, que, no desde la nostalgia de este post inservible, sino desde la intervención del "campo", superen la manía de exaltar hitos y mitos, y materialicen transformaciones.
Lo de las experiencias universitarias, que hay muchas, más que esa, es una opción posible. Pero la UBA esta tan podria de tomates morados y troskos resucitados, que nunca se sabe.