Saturday, February 24, 2007

amor

Quiero hacer uno sobre cómo todos queremos que nos quieran, pero lo queremos de distinta forma. Y una puede ser contar un montón de historias de un montón de gente que está sola, y que espera todo el día par ver Gran Hermano. O que le gusta baaaaaanda un profesor de una materia tonta, ¿viste que hay gente así?, gente grande que comparte su cuarto con hermanos de otro sexo, chicas que usan micromini o que son telemaketers o las dos cosas. También hay unos que aparecen por todos lados, que te mandaste mails y salís del trabajo o de algún lado y justo están ahí cuando salís, o cuando vas a otro lado te los encontrás en ese lugar. Y están los que los padres son re castradores o re normales o re felices. Y los que se quieren casar. O forman parte de la masonería o son administradores de consorcio. Los que tienen hijos viviendo en el exterior.
Salís a las cuatro del sábado y el sol te pega todo por encima de la espalda y la cabeza. Te tirás a una pile, tomás coca light, leés cosas que te aburren.
Hay uno que pone un disco, escucha una canción y lo cambia por otro y después vuelve a poner el primero. Te duele la cabeza, tomaste cerveza o vino o las dos cosas y un disco entero no expresa tu situación, estás roto.
Los que toman un remedio antes de salir para no quebrar, y también están los que quiebran siempre y un poco les gusta. Y los que se duermen arriba de una mesa de pool.
Esa que está ahí y que le dicen la Pato tiene que mirar sex and the city siempre antes de salir con un chico o un hombre, porque así se inspira. Eso dice ella. Las series se mezclan con tu vida y hay momentos en que no sabés si algo pasó en friends o te pasó a vos. De chico mirabas los power rangers y ahora hay unos nuevos y los chicos los siguen mirando.
Él se llama Martín, escucha rock de culto viejo y lee a escritores de culto viejos y le gustan las chicas que escuchan lo que escucha él y leen lo que lee él y gustan de él por la misma razón que él gusta de ellas. Te gustan los chicos que saben tocar la guitarra pero no te gustan los que saben cantar. Yo antes quería salir siempre con bajistas. Ahora esas cosas no me pesan tanto. A otras les gustan los jugadores de fútbol y algunos no pueden no comer asado durante el fin de semana. Y así más o menos es todo, todo el tiempo están pasando un montón de cosas como un taxista que te cuenta sus hazañas sexuales o cosas menos brillantes, más finas. Hay algunos que escriben, hay algunos que se aman mucho o bien se quieren, y hay tachos de basura que nunca cierran del todo bien. La mayoría de las cosas no tiene respuesta.

4 comments:

Lolamaar said...

buenísimo, sol. acabo de ver dos caps de sex & the city, en un sábado sad sad sad. levantó el ánimo sí, como para salir con un actitud un poquito distinta a la que se había instalado.
la mayoría de las cosas no tienen respuesta, y por suerte ya no todo depende de los bajitas. todas tuvimos nuestros "bajistas", no? y esas cosas ya no pesan tanto, ¿pero y las que sí?... uff
beso
lm

nat said...

uy, anoche dejé un comentario acá y ahora no lo veo (eso tampoco tiene respuesta, creo).
me gustan las enumeraciones y las listas!

Anonymous said...

Solito, hace mil que no te dejo comentario, pero te vengo leyendo.
Me gusto este eh, lindo poema variopinto.

Tengo la cabeza quemada de verdad, de tanto leer industrializacion por sustitucion de importaciones y demases... ya no quiero mas.


A vos te quiero, mas!

Besos muchos besos
LuGu

Leandro. said...

No tiene los agregados exógenos que puede poseer un primera edición como el estigma de serlo o el glorioso color amarillo que denota que perduró porque es bueno o ese aroma a libro viejo que inspirá a leer siempre una hojita más, pero me gustó.