Sunday, October 28, 2007

no pienses en los que murieron

Venía rumiando sobre el voto clasista y el voto clasemediero, ideológico por excelencia, inconciente; iba a subir a girl like me.

Pero no. Quiero decir: sí, ponele que las niñas esta vez apoyamos el proyecto nacional porque nunca habíamos visto uno. Y con el corazón votamos diputados, onda: “un testimonial para los amigos”. O sea con la cabeza al peronismo y con el corazón a la izquierda.
O sea todo al revés.

***
Los bunkers los vimos por la tele, y de todas las escenas nos llamó la atención la de los militantes chiquitos que en un momento cantaron “acá están tus pibes para la Liberación” y Esha ja, sí.

Y La Otra : “una fuerza moderna, civilizada y republicana” como una postal del siglo diecinueve.

***
La quietud onda muerte de esta semana no fue coyuntura, no fueron las encuestas. La quietud no es la quietud de la crisis de los partidos políticos, esa gran mentira craneada desde, por, y para las grandes ciudades (“los grandes centros urbanos”).

La democracia está viva, sana y fuerte gracias a los sondeos de opinión, y no a pesar de ellos.

***

El triunfo de la democracia es la paz social: no tener a nadie cortándote la calle, no tener a en la plaza a nadie más que a la CCC. Que en las facultades sigan ganado los troskos.

***
El fin de la libertad positiva hace del burócrata un héroe sólo por estar ahí, en la arena pública. Y del político un profesional. Y de las bases sociales, bases electorales.
De los sujetos colectivos, actores.

***
Nunca nadie va a volver a llorar por una elección: llorarán cargos y caja, eso sí.
Lo importante es tratar de correrse de la historia (o más bien meterse) y entender que eso no es ni bueno ni malo.

2 comments:

paula.p. said...

La maquinita de la polemia se parece a la de la poepolitica ¿o al reves?

en el pais de los blogger, el oficialismo es güey

Lunita said...

mmm.. no sep. normalmente cuesta correrse de la pista cuando estás en medio de la carrera. Aunque el intento sea hasta necesario.